miércoles, 26 de marzo de 2008

A MI SOMBRA PARA SU MAL DÍA


Te pienso luego de una larga noche,
luego de sombras y espacios fríos.
Te pienso luego de abismos simulados,
luego de silencios largos
y ojos dormidos.
Te pienso...
y no estás ausente,
en mi despertar existe tu sombra
que danza pausada buscando su lecho
para aunarse en la realidad escondida
del tiempo sin memoria.
Te pienso luego de larga ausencia,
y es como si tu voz
me llamara a gritosa reunirme con tu boca,
de la que emana un manantial de sal
perdido entre cielo y rocas.
Te pienso en mi despertar
y mi voz te llama...
te clama...
¡Ay! si el tiempono fuera un cruel tirano
derrumbando a su paso espacios
dejándolos vacíos,
solo si el tiempo nos diera tregua
para recobrar lo perdido,
podría recuperar mi acento,
y tu,
patria mía,
podrías de nuevo
tenerme contigo.

1 comentario:

xarleen dijo...

Desde mi ventana no se ve la luna, desearía tanto que no fuera así...