lunes, 2 de junio de 2008

DESPEDIDA


Desde el balcón cae tu sombra
como caricia muerta de tu cuerpo.
Evoco entonces el retrato
de tus ojos en la puerta,
el perro ladrando en el tercero,
tu sofá azul,
el reloj de la cocina
marcando una hora muerta…

Y en el surco de mis pasos
- que se alejan -
nace junio,
entrando a empujones
en mi realidad muerta.

1 comentario:

davidgl dijo...

Preciosos versos... y junio, estoy seguro que traerá algo más que lluvias, yo ya empiezo a ver los rayos de un sol...