jueves, 12 de junio de 2008

ESPANTANDO MOSCAS



Presuntuosa, insaciable de ignorancia
así se alimenta tu orgullo,
mientras la esencia
Se ahoga…

-ya se que esto está muy manido-

…en un vaso de agua

-¡No vale!
(Indicas)

-¿Qué no vale? Te diré lo que no vale:

No vale disfrazar el talento,
mentir sobre de lo que uno está echo.
No sirve que dejes morir tu naturaleza,
disfrazarte de erudito
para que te crean…

No gritaré lo que no quieras oír,
no te haré entender,
no repetiré lo obvio
ni caeré en tópicos
no me golpearé la cabeza contra una piedra
pero…
No puedo evitarlo amiga,
Lo pienso y lo digo
ésa, ésa es la diferencia.

Es que el que es niño, es niño,
el que es árbol, es árbol,
es inútil darle vueltas.
Esencia es esencia…

Cuanto tiempo perdido pensando
se marchitaron ya dos horas,
ocho para el trabajo
tres -a veces menos- para el maná
ocho durmiendo sin soñar despierta

Cuanto tiempo perdido pensándote amiga
me dedicaré a otra cosa que la vida se me va.
¿Y aún crees desde tu soberbia
que puedes expiar mis versos?
No llegarás a nada
sin humildad.

4 comentarios:

Adso dijo...

cuánta razón!!!

Café con Agua dijo...

Estoy con Adso...
Genial forma de espantar lo que a uno le sobra o resta.

Besos Monica!

Sandra Garrido dijo...

HE sentido esa misma necesidad, y en estos versos te resarces.

Un abrazo

comopompasdejabon dijo...

Y es que siempre se posan donde más molesta,,, cierto.

Buen fin de semana, Mónica.