miércoles, 9 de julio de 2008

HOMBRE MUERTO QUE RESPIRA




Pude verlo en su mirada,
un cadáver abrazado a la fatiga.
Reclamaba la tierra
su tronco de ramas corruptas
pidiendo descanso.

Y él…
Con su mochila cargada de derrota
vagaba sin cama de algodón
donde rendirse,
acompañado por un viejo perro,
su boina y su violín

Era casi un hombre muerto
de barba mal crecida,
de sueños descompuestos
que soplaba vidrio
con una vieja manta y un cartón.

Era un cuerpo inerte
de harapos profundos,
perjuicios mal curados
que entre cielo y tierra

-y una mansión sin ventanas-

asesinaba su voluntad.

6 comentarios:

Un Pibe cualquiera dijo...

Pq nunca me respondes??

.Peor para el sol.



Pd: genial lo que escribes.

exilioatlántico dijo...

INCREIBLE LA FOTO... ¿es un mendigo? Me recuerda a uno de los tripulantes del Endurance en la expedición a la antartida de Shackleton nada mas ser rescatado. No se si has leído el libro o visto las fotos, pero te lo recomiendo: "atrapados en el hielo". Impactante. Un saludo

Adso dijo...

.... es muy sencillo llegar a eso, demasiado.

Genial la foto y el poema... saludos.

Sal Duluoz dijo...

Interesante imagen: un mendigo soplando vidrio como metáfora de la bebida. Me gusta.

Isabel Peralta dijo...

Lo he visto también, a través de tus letras. Genial poema, Mónica.

Merylach dijo...

podria haberlo visto sin la foto..me encanta que emoieces con los ojos, es lo mas alucinante....
enhorabuena.
maria.