viernes, 20 de febrero de 2009

Marioneta



Sé que la noche
ya no tiene su anterior oscuridad.
Ayer perdí mi energía,
y hoy ya no recuerdo
como era cuando la gozaba.

Tropiezo y siempre me duele en el pecho,
si respiro, me duele en la memoria
y aunque deseo volar
no puedo hacerlo
desde esta barrera de alambre.

Solo sé que el invierno
se va a llevar mi tiempo
y que el día emerge callado
por no arriesgarse a dar oportunidades
a mi desconsuelo.

Solo sé que mis labios
ya perdieron su sabor,
y mis manos no murmuran,
y mi boca no acaricia.


Y creo que esto ya es mucho saber
para una marioneta desgastada.

19 comentarios:

Tomasson dijo...

Muchos son los inviernos que nos hacen enmudecer pero otras tantas primaveras son las que tenemos que crear en nuesto interior para enmudecer al mismo invierno. Linda poesía con final perfecto. Saludos

Julia Scarone dijo...

Monica!!!!!!!! Te cuento que mi blog, es una especie de espacio de opinión, en el que dos presonajes opinan sobre diversas cosas, a veces respondiéndose el uno con el otro... el último post es en respuesta al antrior (la vieja le responde al pendejo)... Lo actualicé esta semana... lo juro!!! Ja!!! Pasate de nuevo!!! Besos!!! Julia.

Julia Scarone dijo...

Mónica!!! Te cuento que mi blog es un espacio en el que dos personajes opinan sobre lo que les viene en ganas, y a veces se responden el uno con el otro... El último post fue la respuesta de la vieja en relación a lo que escribió el pendejo sobre San Valentín... Lo actualicé esta semana... Lo juro!!! Ja... Pasate de nuevo... Besos... Julia.

Diana dijo...

¡Qué belleza!

Muchas veces sentimos que estamos exhaustos y consumidos, no obstante, podemos renacer.

¡Qué estés bien!
Un besho.

Jesús Arroyo dijo...

De 10, ésta es de 10.

lys dijo...

Me ha gustado, es una poesía con ritmo y un final inesperado.

Te dejo un beso.

siempreconhistorias dijo...

Qué triste, niña poeta. PEro ya sabiendo, aunque sea ese saber lo que no queda, podrá la marioneta resurgir libre.
Un beso.

nubesdetela dijo...

Qué bonitas palabras, creo que en un momento de la vida nos llegamos a sentir marionetas a las que se les enredan los hilos :)

Te sigo.

Ulysses dijo...

a veces me siento como una marioneta, pero después recupero mi libertad

muy buen poema

Saludos

Jordi dijo...

No está nada mal, me gusta su originalidad sobretodo. (En los tiempos que corren no es nada fácil, desde luego)

un bico.

Jorge dijo...

Qué bueno el poema,me gustó mucho el final.
Seguro que pronto recuperas esa energía.
Muchos besos.

Poetas Anónimos dijo...

Hola!!!los invito a participar de un nuevo espacio, seria un gusto que estén entre los usuarios y/o comentaristas,
intentamos crearlo en comunidad de escritores(POESIAS, CUENTOS, ETC).
la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero su respuesta, muchas gracias.
El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

P.D:Si te gusto la idea puedes invitar a mas escritores a sumarse, Gracias nuevamente.


Poetas Anónimos

Julia Scarone dijo...

Monica... hay dos post sobre san valentin, en uno opina el joven (Palabras de Lucas...) y en el otro la vieja (Palabras de Noelis...)... ese es el ultimo post, el actual, el que aparece... Ja... Besos.. Julia.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Muy buen poema, bien llevado y un final de los que a mi me gustan, un abrazo.

azulesmiradas dijo...

.......a pesar de todo, habrá que arriesgarse y buscar nuevas oportunidades y confiar en que la Primavera, nos dará más energías para conseguirlo.
Saludos Mónica ! artur.

roxana dijo...

que llegue rapido el calorcito y el sol!!!! Un beso

Julia Scarone dijo...

Bravisimo, Monica!!!! Ja... Nos vemos la próxima (seguro que ya voy a estar hablando de otra cosa...)

Harold Diaz dijo...

Muy bueno Mónica, en particular la tercera estrofa me ha encantado.

Saludos!

Javi dijo...

Me decía una persona que quiero mucho y que se aleja de mí y vuelve a mí como las mareas; me decía que los dos somos como marionetas en manos del destino. Yo opino que en algunos casos el destino es cruel y le gusta jugar demasiado con nuestros hilos.
Tu poema me ha recordado esto y siento un nudo en la garganta.
Bicos.