lunes, 13 de abril de 2009

Lo único nuestro que permaneció - La resistencia



El hombre es una cebolla con un millón de capas de piel. Cambiar la primera es doloroso hasta grado indecible; la siguiente menos todavía, hasta que al final se vuelve agradable, cada vez más agradable, una delicia, un éxtasis. Y después no hay ni placer ni dolor, sino sólo obscuridad que cede ante la luz. Y, al desaparecer la oscuridad, la herida sale de su escondite; La herida que es el hombre, el amor del hombre, queda bañada en la luz. Se recupera la identidad perdida. El hombre da un paso y sale de su herida abierta, de la tumba que había llevado consigo tanto tiempo.
Henry Miller
Trópico de Capricornio

16 comentarios:

Sir Bran dijo...

Capas de cebolla, que se van abriendo...
te ha quedado muy sugestivo este escrito, y me he quedado preguntando porqué no podría ser aplicable también a la mujer.
Creo que cualquiera puede ser cebolla, independientemente del género.
Pero bonito soñar entre tus palabras.
Siempre besos.

siempreconhistorias dijo...

Ando rasgando la oscuridad para desprenderme de esa herida. Bellísimo fragmento.

Muchos besos.

Harold Diaz dijo...

Gran escrito, gran autor, gran entrada.

Saludos!

CONSCIENCIA dijo...

Ante el maestro mis respetos. Cuidate.

Jesús Arroyo dijo...

Toda cebolla tiene un corazón escondido. Mil capas, mil pieles esconden sus latidos hasta el último momento, ese momento en el que se encuentra.
Un beso.

JuanR Cuchhi dijo...

quizás seamos algunos transgénicos y en vez de capas tengamos alas de cebolla para sobrevolar ensaladas llenas de color, todo depende de imaginarse diferente y si verse oscuro es bueno o malo diferenciarlo para valorarlo.

me gusto más trópico de cáncer...
besos Volados.

anna dijo...

Bella descripción, hacia tiempo que no la volvia a leer.......

Saludos.

Vagalume dijo...

Nunca es tarde para nacer...

Un beso

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...nunca sabremos a ciencia cierta cuantas capas tiene el ser humano....tuyo siempre jose ramon.

Brotestertor dijo...

Y me corro al leerlo.
(¡perdón, tenía quescribirlo!)


Un saludo y disculpaaaaas. xD

azulesmiradas dijo...

siempre resulta ser el interior de las cosas/personas....lo que nos atrae.
Saludos ! artur

m dijo...

me quedaré pensando en el "hombre cebolla"...
gracias por compartir

Madame Bovary dijo...

Me quedo con esto: "Y después no hay ni placer, ni dolor, sino sólo obscuridad que cede ante la luz". Inquietante y esperanzador.
Un beso.

Jorge Arce dijo...

Para mi,hoy,estas son las palabras que me arman (o me desarman). Que bueno haber pasado por aqui. Un abrazo

lys dijo...

Pues yo nunca había visto al hombre como capas de cebolla. o sí? Me voy a meditar. Esto es lo que tiene Miller, que te hace pensar.

Un beso, guapa. Buen finde

Jorge dijo...

Holaa! Dónde te metes? Espero que todo vaya bien...que ya no te veo ni por el msn...Besos.