lunes, 27 de septiembre de 2010

ADIÓS

Hoy salgo a un mundo en el que tu,

nunca has existido

camino con la cabeza alta

por calles que no recuerdan tu nombre

y mucho menos tú apellido

o los abrazos que ella se invocaron.

Me he arrancado a mordiscos

las marcas que habías gravado en mi piel,

y ya estoy recuperada,

limpia,

nueva,

mía…

Se han evaporado las huellas

que me marcaban el camino

y me obligaban a caminar hacia atrás

como un cangrejo

Y ahora por fin

sin tu sombra

el sol me ilumina todo el cuerpo,

y la mochila que no vacié contigo

está por fin vacía con tu ausencia.

9 comentarios:

migul dijo...

a veces es mejor desprenderse para poder avanzar, siempre que no nos demos cuenta de que aquello nos era imprescindible... buen poema, un saludo!

La Ardilla Voladora dijo...

entonces ya está recorrido lo más difícil del camino, una vez que has soltado la mochila, es raro empezar a andar, pero antes de darte cuenta, estarás corriendo.
Precioso todo lo que escribes. Un saludo.

iliamehoy dijo...

Y yo me pregunto...¿cómo se consigue?.
Tan tremendo como deseable.
Una sonrisa

siempreconhistorias dijo...

¡La que sabe, sabe!
Magnífico poema.
Un beso gigante.

TORO SALVAJE dijo...

Parece radiante el camino que te espera.
Que lo disfrutes.

Besos.

juan dijo...

Que guay ahora llenaras la mochila de un monton de historias que nos contaras por aqui....

P.D. no se nada de ti... pero me alegro de leerte un abrazito

TORO SALVAJE dijo...

:)

Feliz Año Mónica.

Besos.

Valandan. dijo...

El camino queda; poema nada críptico.El sendero parece claro y ligero.
Me gusta su sonido.
Enhorabuena.

Suzie Jane dijo...

Ya te alcanzo, deja que me libere del lastre que me queda ;).

Que gustazo leerte.