lunes, 2 de marzo de 2009

Desde esta Jaula




Cuanto le ha dolido a mi cuerpo
acostumbrarse a tus manos,
devorar sus miedos,
y devolverme a los labios
un sonrisa agria.

¿Por qué no me mostraste antes
los límites de esta jaula?

Hubiéramos logrado
columpiarnos en sus barrotes.
Amarnos hasta hacernos pequeños,
recorrer sin prisa su contorno,
fundir los cuerpos y escapar …

Ahora ya estoy muerta,
las esperanza se ha acostumbrado
a sangrar bajo la piel.
Observo los barrotes desde este lado
con mi corazón todavía dentro.

15 comentarios:

Harold Diaz dijo...

Un corazón atrapado, ojala y pronto se abra la puerta de esa jaula.

Saludos!
Gran poema.

roxana dijo...

LIBERARSE Y SALIR DE LAS MURALLAS O REJAS QUE NOS COLOCAMOS O NOS COLOCAN, DA IGUAL, ES PARTE DE NUESTRA LIMITACIÓN. aDELANTE, DEJAR LAS REJAS , SALIR A LA VIDA!
uN BESO Y BUENA SEMANA!

Sir Bran dijo...

Cuanta pasión encerrada en una poesía, o mejor... que bien liberada una emoción desde dentro.
Me ha parecido la intensidad mejor escrita. Me quedaré a leerte más. Me das un gran bienestar, y me calmas el futuro. Gracias por tu blog.

D.Vila dijo...

Me encanta hermana, y la foto está muy lograda!!! No paras, tu producción es extensa y constante...
Un besote te quiero Moni

siempreconhistorias dijo...

"Amarnos hasta hacernos pequeños" Ahí está la niña poeta.
Un abrazo desbarratado.

Jesús Arroyo dijo...

Poema preso.
Eso sí, la/el protagonista no está muerta/o, ¡escribe en primera persona!
Un beso.

emotrions dijo...

donde vivira ahora el calor
de tus ojos de gata?

donde?

buscalo!

aunque en eso se te vaya la vida

ese calor sera el derrita los barrotes

roxana dijo...

Hacerse chiquitos disfrutando el amor, belleza total quien te quita esos momentos , aunque los barrotes luego aparezcan ya no son los mismos. !Besito
Buen fin de semana!

CONSCIENCIA dijo...

La esperanza sangrando bajo la piel. Me gusto mucho. Lo he leido varias veces. Cuidate.

Vagalume dijo...

"Esperanza que sangra bajo la piel"... ¿la decepción?

Precioso y fuerte, tal vez por ello hay esperanza no de un sueño, si no de nosotros mismos.

Un biquiño..

Luis Oroz dijo...

Sin duda hay cárceles que encierran lo intangible, prisiones que van mucho más allá de la palabra libertad.

Un poema que destila el amargor de lo sentido, que refleja la última luz; la que solo puede verse desde lejos.

Un placer pasar por tu lugar, Mónica.
Un besazo desde Mallorca.

Luis Oroz.

efimero y abstracto dijo...

Querida Rompe las cadenas...el corazon igual quedará herido pero por lo menos recupera el latido de tus sentidos...
parece que hay una ola de tristeza en el ambiente blogero.
te dejo un abrazo fuerte
EYA

Verbo... dijo...

Las esperanzas
se han acostumbrado a sangrar
bajo la piel.

Sublime.

Zoe dijo...

GRACIAS POR HACERME DESCUBRIRTE.Seguiré leyéndote. Preciosa imagen acorde con el bello poema.En el silencio , el corazón queda atrapado en el recuerdo y los sentimientos..pero un día se cansará y el corazón pedirá su libertad...
biquiños

Ignacio Reiva dijo...

Increíble, somos el peor de los carceleros cuando nos sometemos a nosotros mismos y nuestros miedos. Gracias